3 jun. 2012

Caspar David Friedrich

Caspar David Friedrich (1774-1840) es un icono del romanticismo en la pintura. Con óleo y lienzo nos muestra paisajes inquietantes llenos de detalles que exhalan una fuerza conmovedora. Es como si cada uno de los paisajes que aparecen en sus cuadros hubiera sido testigo directo de hazañas heroicas o momentos legendarios dignos de convertirse en leyenda. Si analizamos esos paisajes, descubrimos una variedad amplia que incluyen el anochecer, la luz del cruel e insensible invierno o la naturaleza misteriosa de la luna menguante. No puedo negar que el simbolismo de sus obras es un elemento que clama ser descifrado, para ello debemos usar no sólo el paisaje sino los personajes umbríos que lo observan desde esa posición central y dominante dándonos por ello la espalda. No nos debemos centrar en sus rostros, sino en aquello que observan con persistencia infinita.




No hay comentarios :

Publicar un comentario