10 abr. 2012

Gerard Trignac

No conocía a Gerard Trignac (1955-Actualidad) hasta hace unos meses, pero cuando vi la primera imágen noté que ya conocía todas sus obras, o al menos las que hablan de ciudades desoladas y abrumadas por su propia magnitud. En sueños he recorrido sus calles de piedra pulida y me he dejado llevar por la soledad a la que están condenadas cada una de sus obras. He seguido al igual que sus siniestros y poco numerosos habitantes, los pasos inciertos a los que estamos condenados los que vivimos en la ciudad llamada condenación. El último consuelo para el eterno viajero es encontrar de vez en cuando pequeños lugares extasiados de belleza en los que descansar y quizá perdonar al ser divino que nos maldijo a errar eternamente bajo el manto de la indiferencia y la mediocridad.






No hay comentarios :

Publicar un comentario